Los sensores de la familia QX están especialmente diseñados para resolver las aplicaciones más complejas
En la fabricación de papel, el material fibroso que se utiliza es almacenado temporalmente en un reactor de pulpa lejos de la línea de producción.
Para asegurar la calidad del producto producido o procesado es de vital importancia realizar un seguimiento exhaustivo del espesor.
Sacar la información de los controladores y mostrarla en los paneles del operador ayuda a los equipos a identificar problemas y analizar datos.
El nuevo edificio cumple con los rigurosos estándares de eficiencia energética, reduciendo su huella ecológica.
En las aplicaciones donde el nivel de líquido debe ser monitoreado, es necesario un sensor de largo alcance que pueda alcanzar y medir la profundidad completa del tanque para asegurar un monitoreo preciso.