El sensor fotoeléctrico QMH26 ofrece una solución específica para la detección de cristal.
En la industria farmacéutica, los productos deben contarse con precisión para asegurar la cantidad correcta de piezas en cada recipiente.
Con sensores especialmente diseñados para facilitar la instalación y su programación, con una comunicación fiable inalámbrica.
Se necesita un sensor fiable que pueda soportar los procedimientos de lavado y químicos agresivos en ambientes farmacéuticos y similares.