Para prolongar la vida útil de los lubricantes refrigerantes, se tratan y limpian utilizando métodos como la filtración.
Reducción de trabajos en exigencias y mantenimiento del envasado aséptico.